¿Sabes a qué agradecer?

Cuando hace un tiempo empecé con este tipo de terapias/actitudes entre ellas la de agradecer, me explicaron que tenía que agradecerlo todo para sentir un nuevo bienestar. La verdad es que empecé a agradecer cuando me metía en la cama, dando gracias por tener una cama calentita donde dormir, por tener una casa que me diera cobijo, por haber tenido una hija sana, por tener una familia me quería, por tener buenos amigos y algunas cositas más. Pero siempre me quedaba con la sensación de que era lo mismo y le faltaba amplitud y profundidad.

Con el tiempo y un buen trabajo sobre el agradecimiento, he ido profundizando y dándome cuenta de la cantidad de cosas y aspectos en los que no había reparado y han formado y forman parte de mi vida. Aspectos, situaciones, cosas, relaciones… que me han ayudado a ser como soy, a desarrollarme, a crecer y a vivir de una determinada manera. Cada una de ellas han tenido un impacto en mi forma de ser, en la manera en como me relaciono, como afronto situaciones, a lo que me puedo dedicar, mis hobbies, etc.

Te voy a explicar a que me refiero con todas estas cosas y aspectos.

Lo que yo hago es dedicarle un espacio de calma, una tarde de fin de semana, o si tu vida te lo permite cualquier momento que tengas para ti entre semana. Me pongo en situación y voy poniendo delante de mí cada uno de los aspectos a los que quiero agradecer.

Uno de ellos importante es la Familia, en este caso me refiero tanto a la familia de origen, como a la familia que tú hayas formado. Yo imagino que tengo a cada miembro de mi familia delante de mí y voy agradeciendo lo que me llega, que he recibido de esa persona. Agradecer no siempre significa que me haya gustado todo de esa persona, pero probablemente si lo analizo con detalle habré aprendido algo importante. Aunque hayas tenido algún altercado o mala relación con algún miembro de tu familia, seguro que podrás recordar algo que te haga sonreír. Y si no es así, piensa que quizás lo que tienes que agradecer es precisamente, que te ha enseñado como no quieres que sea tu vida. Y ese es también un aprendizaje muy valioso.

Otro capítulo importante en la vida de una persona es la Pareja, la tengas o no en estos momentos, quizás las has tenido antes o has tenido relaciones, aunque no se hayan formalizado. Puedes ir repasando todas aquellas personas importantes que han pasado por tu vida y viendo que te han aportado cada una de ellas y agradeciendo aquello que te han dejado. Puede haber experiencias que te enfurezcan solo de recordar, pero seguro que has aprendido aquello que no quieres repetir y eso también es de agradecer.

¿Te has planteado nunca todas las Habilidades que posees? Si le dedicas un tiempo a repasarlas, seguro que son muchas más de las que habitualmente contemplas. Tomar conciencia de ellas y agradecer a la vida por tenerlas también te llenará de alegría.

A lo largo de tu vida, seguro que has cultivado algunas Amistades, más o menos cercanas. Puedes empezar a repasar desde que ibas al colegio de pequeñ@, que quizás alguna de ellas aun la mantengas, aquellas con las que disfrutaste tanto aquel verano, aquellos compañer@s de trabajo que acabaron siendo tus confidentes, aquellos amig@s con los que pasas cada fin de año, aquella amiga que vive tan lejos pero con la que sigues manteniendo el contacto y ni la distancia aleja vuestra complicidad… también puede haber amistades que en un momento dado se bajaron de tu tren y vuestras vidas tomaron rumbos diferentes. A todas ellas puedes agradecerles que se cruzaran en tu camino, algunas aun te harán sonreír, otras las recordarás con añoranza y otras las verás dentro de un rato, pero todas han dejado más o menos huella en tu vida.

¿Te acuerdas de tus Profesor@s? Algunos de ellos te vienen a la mente de inmediato, no necesariamente son los que más te enseñaron, pero algo te llamó la atención de ell@s. Han formado parte de tu construcción como persona, aunque sea en una parte muy pequeña, forman parte de tu forma de ser. Puede ser bonito que los repases con cariño.

Quizás has tenido siempre la misma profesión o quizás como se estila ahora, te has reinventado. Sea cual sea el caso, la Profesión que desarrollamos nos supone un aprendizaje en muchos sentidos, a veces debemos desarrollar nuestras capacidades más allá de lo conocido hasta ese momento, debemos formarnos, actualizarnos en tecnología, relacionarnos con personas que jamás hubiéramos escogido en nuestra vida personal, negociar nuestro contrato, relacionarnos con el dinero que percibimos… todo ello nos aporta una exigencia o un divertimento y moldea nuestra forma de ser. Puedes ir observando todos los detalles relacionados con tu profesión o diferentes profesiones que hayas tenido y seguro observarás cambios que se han dado en tu vida a través de ellos, como tu mente ha ampliado sus miras y muchas más cosas a las que agradecer que ahora seas como eres.

Un apartado a agradecer son las Posibilidades. Cuando yo hice este ejercicio y me fijé en todas las posibilidades sentí cierto mareo, estaba de pie y me caía hacia atrás. Sí, me abrumaba la idea de tantas posibilidades, quizás era el miedo a sentirme libre de escoger realmente lo que quería en cada momento. Cada día tomas cientos de decisiones y eres libres de elegir lo que deseas. Sí sí, cuesta de creer porque estamos muy condicionados por nuestra propia mente y nosotros mismos nos ponemos los límites y barreras, pero prueba a dejar que tu mente se abra y al menos permítete contemplar la inmensidad de posibilidades que están a tu alcance y agradece que estén allí, luego ya tomarás las decisiones que tu creas oportunas.

¿Alguna vez te has detenido a pensar en la cantidad de Herramientas y Vehículos que han pasado por tu vida? Sí, herramientas de todo tipo, desde aquel martillo con el que jugabas de pequeño, hasta aquel destornillador con el que acabaste rendido después de montar unos muebles, las antiguas radios, los tocadiscos, el televisor, la maquina segadora del jardín, el ordenador que tan necesario es ahora en nuestra vida, la máquina de coser, el móvil del que ya no podemos separarnos… a mí que me gusta cocinar, empecé a tomar conciencia y a agradecer a todos los aparatos de cocina, que me han ayudado tanto en la preparación de mis postres, ¿Qué hubiera sido de mi sin ellos?!!! Como me han facilitado la vida. ¿Y los vehículos? ¿Cuántos coches, motos, bicicletas, triciclos, quads, patinetes, tractores, barcas, autobuses, camiones, aviones, ferri, tren has utilizado o conducido en tu vida? Para darte cuenta de como han formado parte de ti, puedes imaginarte como hubiera sido tu vida sin ellos. Y claro, te das cuenta que algo que das por hecho, podría haber sido de otra forma y eso habría cambiado tu vida. Quizás ni mejor ni peor, pero sería diferente.

El agradecimiento que yo practico cada mañana de manera rutinaria es el de los Elementos, el agua, la tierra, el sol o fuego, el aire y el éter. Simplemente imaginando las sensaciones que te produce cada uno de ellos y agradeciendo lo que te aportan a cada momento. No estoy en plena naturaleza, pero haciendo este ejercicio me conecto a ella a través de mi mente y mi día ya empieza diferente. Sin ellos, ¿qué diferente sería nuestra vida verdad?

Y casi ya por último y no por ellos menos importante, están los Alimentos. ¡!!Madre mía!!! Que cantidad de alimentos han pasado por tu vida. Como has disfrutado con aquellas fresas en primavera o aquel chuletón en una sidrería, aquellos piñones que me pasaba tardes picando con una piedra, las tardes de excursión para recoger moras… Los alimentos despiertan nuestros sentidos, son explosión de sabor, placer y son motivo de reunión con la familia y amigos. También los podemos agradecer como nuestra medicina, aquellos que nos nutren y nos ayudan a mantener nuestro cuerpo en plena forma. Agradece el poder disfrutar de cada uno de ellos y tener toda la variedad de la que disponemos hoy en día.

Yo no soy una gran experta en astronomía, pero está claro que la tierra donde vivimos forma parte del Sistema solar y este a su vez de la Vía Láctea, y por tanto formamos parte de un cosmos y de inmensidad de planetas, estrellas, cometas, asteroides… y gracias a todo ello la vida en la tierra es tan luminosa y maravillosa como es.

Algo que a mí me apasiona es viajar. Es por ello por lo que, en mi caso, hice un apartado de Viajes a los que agradecer. Cada uno de los viajes que realizas sean largos o de fin de semana, sean en la otra punta de mundo o muy cerca de tu casa, te aportan nuevas experiencias, te sacan de tu zona de confort. Si, además, como a mí me gusta, te puedes relacionar con otras etnias muy diferentes a la tuya, eso me aporta nuevas formas de ver la vida y cuando vuelvo soy capaz de relativizar y superar mucho mejor los pequeños o grandes problemas cotidianos.

Así que agradezco uno por uno los viajes que he tenido la posibilidad de hacer y que espero poder reemprender muy pronto.

Y al final agradezco el poder ser capaz de reconocer tantas y tantas situaciones, personas y cosas que han formado parte de mi existencia y agradezco tener el nivel de conciencia que me hace valorar las pequeñas maravillas de la vida.

COMPARTE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp