Cambiar tu dieta te puede ayudar en un proceso de cáncer

¡Definitivamente SI!

Una buena alimentación te puede ayudar mucho en tu proceso de cáncer.

Es muy posible que después del diagnóstico y de que te hayan dicho que no mires nada en internet, lo primero que hayas hecho haya sido justo eso. ¡Lo normal!

Es probable que hayas caído en páginas web que te aseguran que es importante seguir unas recomendaciones dietéticas determinadas y después de leer un buen rato, tienes un lío tremendo sobre lo que debes o no comer y si realmente puede ayudarte o no en este momento de tu vida.

Si tu sentido común te dice que lo que comes afecta a tu estado físico, imagínate en un momento en que tu cuerpo necesita toda tu ayuda para combatir tu enfermedad.

Así que revisar y, en caso de que tu dieta no sea la adecuada, cambiar algunos hábitos nutricionales es una idea estupenda.

De todos modos, aquí debemos ver en qué momento de tu proceso te encuentras. En general una buena alimentación te puede ayudar a prevenir enfermedades, también te puede ayudar a recuperarte después de ellas. Y en el caso del cáncer es de suma utilidad tener un conocimiento de los alimentos más adecuados para ti, sobre todo si estás haciendo tratamiento de tipo quimioterapia, puesto que el sistema digestivo queda muy afectado y es más fácil digerir unos alimentos más que otros. La cual cosa te puede ahorrar gran parte de los efectos secundarios a nivel digestivo de estos tratamientos.

En el caso que ya hayas acabado con los tratamientos, bien sean cirugías y/o quimioterapias o radioterapia o bien estés con tratamientos orales, es importante saber cómo recuperar bien todos aquellos tejidos sanos que han quedado perjudicados. Y una buena nutrición es crucial para que tu cuerpo pueda regenerarse y volver a un estado saludable.

Además, según muchos estudios, se ha comprobado que algunos alimentos favorecen el crecimiento de los tumores, mientras que otros ayudan a frenarlo.

Para tu tranquilidad debo decirte que, según tu estado físico, tipo de tumor, momento de la enfermedad en el que te encuentres… cambiará lo que podrás comer, restringiendo algunos alimentos en un momento dado o favoreciendo la ingesta de otros. Pero en ningún caso te plantees que una alimentación saludable para un proceso de cáncer debe ser extraña.

Quiero decirte que puedes realizar una alimentación nutritiva y equilibrada que te ayude a recuperar tu salud, con alimentos de nuestra cocina habitual y por tanto nuestra cultura.

A veces te pueden llegar informaciones sobre la importancia de comer alimentos que ni remotamente habías oído nunca. Y eso puede crearte un stress innecesario al plantearte unos menús con alimentos que ni sabes dónde comprar ni como cocinar.

Otra cosa será si en tu vida ya tienes introducidos algunos de estos alimentos no habituales en nuestra cocina y quieres reforzarlo en este momento. Pero en todo caso siempre que no suponga un stress extra para ti.

Así que te animo a que revises tu alimentación con un profesional de la nutrición, para asegurarte que en lo que a nutrición se refiere te estás responsabilizando al máximo, en recuperar tu equilibrio y bienestar.